Estufas de Leña

Estufas de Leña

En las estufas de leña el aire primario es necesario para el proceso de combustión. El cajón de la ceniza de las estufas de leña tiene que ser vaciado con regularidad para que la ceniza no pueda dificultar la entrada del aire primario para la combustión. A través del aire primario también se mantiene vivo el fuego.

Parrilla Lista

Establecer dirección descendente

7 artículo(s)

Parrilla Lista

Establecer dirección descendente

7 artículo(s)

Cuando se enciende una estufa de leña, hasta que la misma coja temperatura y su tiraje normal, es recomendable mantener abiertos los tiros, y después de un tiempo, de tres cuartos a una hora, entonces regular la combustión del interior de la cámara con la misma.

En las estufas de leña la entrada de aire secundario está situada en la parte superior de la puerta de la estufa, entre la puerta de fundición y el cristal, esto favorece que el carbono incombusto pueda sufrir una post-combustión, aumentando el rendimiento y asegurando la limpieza del cristal.

No siempre en la estufas de leña la combustión es regular, de hecho le pueden afectar tanto las condiciones atmosféricas como la temperatura exterior, modificando la depresión en la chimenea.

Estufas de leña, ¿Qué es la doble combustión?

En las estufas de leña la combustión es un proceso químico en el cual intervienen unos componentes que interactúan entre sí, es entonces una reacción química del tal manera se transforman en otros distintos con sobrante energía. Este proceso de forma controlada en una estufa abierta originas unos restos de cenizas y humos, así como calor en mayor o menor medida. Todo este proceso es debido a la combustión.

Ahora, si cerramos  las estufas y conducimos los humos más tiempo por la misma, hasta que los humos salen del aparato, lograremos aumentar la eficiencia y por tanto obtendremos más calor. Si además en este momento le añadimos una nueva corriente de aire con oxígeno a esos mismos gases calientes en una parte del recorrido, se produce una nueva combustión de los humos, con lo que tendremos una nueva suma de calor y los gases mucho más quemados asciende por la salida de humos con menos residuos. El resultado final será más satisfactorio pues con la misma carga de leña habremos calentado más y mejor.

Estufas de leña, ventajas.

Las estufas de leña cuentan con unas ventajas que vamos a enumerar a continuación:

Las estufas de leña no necesitan de una gran instalación, solo es necesario realizar una salida de humos hacia el exterior de la vivienda

En las estufas de leña, la madera es su combustible y a diferencia de los combustibles fósiles es un recurso natural renovable.

En las estufas de leña la cantidad de dióxido de carbono liberado durante la combustión de la madera, es el equivalente a la cantidad que el árbol desprende a medida que crece.

El diseño moderno y actual de las estufas de leña nada tiene que ver con las estufas de leña del pasado.

Puedes almacenar tu propia leña tu vivienda o patio.

Las estufas de leña las podemos encender en momentos de emergencia por un cambio brusco de temperatura.

Las estufas de leña suponen un considerable ahorro respecto a otros sistemas de calefacción, ya que la leña es un combustible barato y fácil de conseguir.

Las estufas de leña no son una calefacción poco respetuosa con el medio ambiente, nada más lejos de la realidad ya que la leña es el combustible más antiguo y se viene utilizando desde los principios de la humanidad. La leña resulta menos contaminante y peligrosa que otros tipos de combustible, además la podemos encontrar en casi todas las regiones ya que la utilizada para la calefacción casi siempre procede de los restos de poda de los cultivos cercanos.

Las estufas de leña nos dan un estilo de elegancia y personalidad, pocos elementos podrás encontrar que aporten tanto carácter a tu sala. Las estufas de leña son un buen recurso decorativo para todo tipo de ambientes, no solo los rústicos.

También las estufas de leña nos pueden servir para calentar y cocinar ya que algunos modelos incorporan un horno que nos permite cocinar a la brasa sin un gasto adicional y con el particular sabor que aporta la leña.

Estufas de leña, tipos.

Las características de las estufas de leña varían según el material que estén fabricadas. En el mercado las podemos encontrar básicamente de tres tipos:

Estufas de Leña de Fundición. Estas estufas de leña están fabricadas enteramente en hierro fundido. Las estufas de leña de fundición son muy duraderas y resistentes. Este tipo de estufas de leña tardan más en caldear la estancia pero la mantienen cálida durante más tiempo. El material con las que están fabricadas este tipo de estufas de leña permite una gran variedad de diseños y formas.

Estufas de leña de acero. Las estufas de leña de acero son más ligeras que las de hierro fundido y calientan la estancia más rápidamente, aunque como hemos dicho anteriormente en las de fundición el calor permanece más tiempo. Las estufas de leña de acero de doble combustión optimizan el rendimiento y reducen las emisiones ya que, tras quemar la leña, las partículas y gases generados son sometidos a una segunda combustión.

Estufas de leña de acero con interior refractario. En este tipo de estufas de leña los materiales refractarios son aquellos capaces de soportar altas temperaturas. De ahí que este tipo de estufas de leña puedan llegar a alcanzar temperaturas más elevas que las de interior de acero y conseguir una emisión mayor de calor. Este tipo de estufas de leña generan una combustión más limpia.

Estufas de leña, limpieza y mantenimiento.

En las estufas de leña la limpieza regular de las mismas ayuda a alargar la vida útil y garantiza un correcto funcionamiento. En las estufas de leña la periodicidad de la limpieza depende del uso y del tipo de leña utilizada, ya que por ejemplo la leña de pino deja más residuos que la encina o el olivo.

La limpieza de las estufas de leña, en términos generales se recomienda en vaciar todos los días o cada dos  el interior de la zona de quemada y dejar limpia la rejilla de fundición de la parte inferior, para que pueda entrar el aire. También hay que vaciar el cenicero o aspirarlo, lo ideal para este proceso es realizarlo con un aspirador de cenizas, nunca con uno doméstico.

También se debe limpiar el cristal de la estufa de leña de forma regular. Para la limpieza exterior se debe utilizar un paño seco y nunca productos abrasivos. Para eliminar las posibles incrustaciones de ceniza en el vidrio cerámico se debe esperar a que el crista esté frío y limpiarlo con un desengrasante específico.

Visite nuestra ferretería online si está interesado en comprar estufas de leña, allí encontrará una gran variedad de modelos de las mejores marcas del mercado y a los mejores precios.

Consultas ofertas estufas.

Condiciones generales